Nacionales Escuchar artículo

Cartas de lectores: Disociación, miedo, notas a domicilio

DisociaciónHacer creer a la gente que Milei va a lograr llevar a cabo todas las medidas que dice que va a hacer es de iluso y utópico. Solo recordar las 14 toneladas de piedra que arrojaron al Co...

Disociación

Hacer creer a la gente que Milei va a lograr llevar a cabo todas las medidas que dice que va a hacer es de iluso y utópico. Solo recordar las 14 toneladas de piedra que arrojaron al Congreso por una simple fórmula de asignación jubilatoria.

Ya lo dijo un famoso filósofo: “Los argentinos tienen una permanente disociación entre la imagen que tienen de sí mismos y la realidad”.

Rafael López Saubidet

DNI 13.416.528

Miedo

Massa, vos me das miedo. Me da miedo cómo de un día para el otro llenaste de carteles las calles haciendo campaña con plata que no es tuya. Me da miedo cómo podés mentirle así a la gente y hablar de la Argentina “que estamos esperando” cuando vos sos gobierno ahora.

María de las Carreras

DNI 37.540.642

Notas a domicilio

Yo doy fe de haber recibido una nota que dice “Sí a la democracia, no al fascismo (aludiendo al candidato Javier Milei)”, proponiendo defender el conjunto de ideas y valores de la Unión Cívica Radical. ¿Quién proporciona los datos del domicilio y personales a los que las traen? Reparten casa por casa, no llegan por correo. Como afiliado a la UCR desde 1983 propongo que sus autoridades denuncien este accionar a la Justicia Electoral.

Carlos Alberto Castriota

ccastriota2004@yahoo.com.ar

Momento caótico

No nos debe extrañar el momento caótico que vive nuestro país ni las consecuencias que se avecinan si continúa este kirchnerismo disfrazado. Es sabido que su candidato no viene a trabajar por la gente, sino a engrosar los bolsillos de todos los que forman parte de esta política corrupta. Si no, pensemos cómo destruyó el país en un año: dólar por las nubes, incontrolable, inflación imparable, devaluación, dos millones más de pobres que, a pesar de que les quemaron la cabeza, los siguen votando. Triste y canalla abuso de los más carenciados. Es imposible que esto pueda mejorar con un ministro y candidato que ha utilizado los dineros públicos para hacer una multimillonaria campaña con nuestra plata. Ojalá algún juez o fiscal investigue y haya un juicio. Me pregunto: ¿qué puede cambiar sabiendo que tenemos a otro títere de CFK que dice y se desdice todo el tiempo, rodeado de toda La Cámpora, la misma a la que prometió exterminar? Ahora los tiene a todos en las listas. Se trata de un mentiroso serial, ambicioso y cínico a la vez; y una vice que lo acompaña desde su escondite y que nos avergüenza ante el mundo con su multimillonaria jubilación. Para muchos de nosotros, ya debería estar presa si no fuera porque tenemos una Justicia cómplice o presionada, que en muchos casos nunca termina los juicios. Continuarán las mismas mafias sindicales, el odio a todos los que ganan plata y al campo –que es quien mayor aporta divisas al país–, los diputados y senadores que no legislan y los que gerencian la pobreza, porque se adueñaron de los pobres, sometiéndolos y haciéndoles perder su dignidad, saqueándoles sus miserables ingresos. Por más medidas y promesas que inventen, nadie les va a creer, nadie va a confiar, porque esta es una política orientada a apropiarse de los ingresos de los privados que trabajamos (6 millones) para mantener a los parásitos del Estado. Candidato, sepa que sin riqueza este país se va a seguir hundiendo. Pobre futuro le espera a nuestra Argentina con estos depredadores y los funcionarios que se avecinan. La neutralidad tiene consecuencias.

Luis José Ramos

luisjose1945@gmail.com

Fue una guerra

Nuestra Nación está a las puertas de una nueva oportunidad y debe hacer culto a la verdad para reflexionar y tomar decisiones que nos acerquen a caminos virtuosos. En este sentido el Foro de Generales Retirados, prescindente de cualquier interés/ relación político partidario, sectorial o personal y con relación a las expresiones públicas del general Balza que lo ocurrido en los años 70 no fue una guerra, expresa: para revertir fracasos, es esencial disponer de diagnósticos precisos, sustentados en la verdad para extraer experiencias y enseñanzas superadoras. Reducir el análisis de lo ocurrido entre el 72 / 83 a lo ocurrido entre 76 /83 es un error. Salvo la heroicidad y convicción individual de uno y de otro lado y de la decisión del Estado de enfrentar la agresión no hay nada que reivindicar de la forma y el “como” se instrumentó la lucha durante esos 12 años, que abarcan tanto un periodo de gobierno constitucional como de facto. Es necesario poner los hechos en contexto, cuando Perón y Balbín se abrazaron sellaron un entendimiento que representaba el 86% de la población, con un 5 % de pobreza, cuya aspiración era hacer una Argentina Potencia, que se vio agredido por grupos terroristas de derecha (AAA), como de izquierda ERP, Montoneros con anclaje en otros Estados, como Cuba (Fidel Castro), organizaciones como la autoridad Palestina (Arafat) y sectores del propio Estado Argentino. Situación que llevó al general Perón a expulsar a Cámpora exigiendo su renuncia como presidente y luego de asumir él la primera magistratura, intervenir provincias como Buenos Aires, Córdoba o Mendoza por propiciar el terrorismo desde el Estado y sin vueltas decir que “el objetivo del terrorismo es el pueblo argentino”, “quedando la lucha a cargo del pueblo argentino, las Policías, las Fuerzas de Seguridad y si es necesario las FFAA”, “el repudio unánime de la ciudadanía hará que el reducido número de psicópatas sea exterminado uno a uno para bien de la república”

Durante este período democrático, los empresarios, sindicalistas, trabajadores, jueces, militares, hombres y mujeres de la cultura eran secuestrados y asesinados, los cuarteles asaltados y las universidades tomadas. En estos años de nuestra historia las organizaciones terroristas ejercieron una violencia organizada que fue respondida por los gobiernos constitucionales de Cámpora, Lastiri, Perón, Isabel Perón y Luder. La dirigencia política del Estado no pudo controlar los movimientos terroristas, en este período constitucional se produjeron 2290 bajas entre muertos y desaparecidos, 500 de las fuerzas legales de la Nación y 1782 subversivos (término usado oficialmente por el gobierno constitucional) de los cuales 658 fueron desaparecidos. Tan grave era la situación que en febrero de 1975 se firmó el decreto por el cual se le ordenó al Ejército realizar operaciones militares en el monte tucumano y a partir de octubre participar en las operaciones en el resto del territorio. Luego del golpe de Estado de 1976 se profundizó esta guerra con aproximadamente 7953 bajas de las cuales 331 pertenecían a las fuerzas legales y 5850 fueron desaparecidos.

Claramente fue una guerra, así lo expresan las propias organizaciones terroristas en sus manifiestos y publicaciones, los propios gobiernos constitucionales del 72 al 76 utilizando el concepto de Lucha Contra la Subversión y lo más importante la Cámara Federal Penal en la Causa 13 Juicios a los Comandante”, tipifica lo acontecido como Guerra Contrarrevolucionaria. Pero además por definición toda violencia organizada, con un fin político, perpetrada por grupos organizados, con banderas y con reglamentos y códigos disciplinarios como ERP y Montoneros se considera guerra.

Los integrantes de este Foro de Generales Retirados propiciaban en 1994 (aún lo propicia) la necesidad de encontrarse en una mesa, analizar y pedirnos disculpas por lo acontecido en esos años terroríficos, entre los actores responsables de lo sucedido, militares, dirigentes políticos, culturales, religiosos, gremiales, empresarios, etc., en la línea del pensamiento de Juan Pablo II asumidas por los doctores Alfonsín y Menem de que no hay paz sin Justicia y no hay Justicia sin perdón. Desconocer la existencia de una guerra contrarrevolucionaria, entre 1972 y 1983, asumir exclusivamente la responsabilidad de la barbarie acontecido es ser funcional a aquellos que con espíritu de venganza y con muchos dineros en danza hoy persiguen a viejos de 70 años que en aquella época eran jóvenes oficiales y suboficiales, que tienen tanta responsabilidad de aquella época, como hoy lo tiene el vigilante de la esquina por el sistema de seguridad vigente. Con fortaleza y templanza ellos, siguiendo las sentencias del coronel Larrabure, quien desde su pozo de cautiverio nos dio, allá por 1974: “aun ocurra lo peor, no odien y si reciben una bofetada pongan la otra mejilla”, esperan igualdad ante la ley y la superación y reencuentro argentino, mientras muchos con más de 10 años con prisión preventiva mueren en cautiverio.

Por ello como Foro de Generales Retirados, alejados de reivindicar cualquier barbarie, pero ante la expresión del general Balza de que en los 70 no hubo una guerra, cuando él mismo estuvo destinado en aquellos años en Campo de Mayo y fue Jefe de Unidad en una guarnición donde hubo víctimas, afirmamos lo contrario, solo la ignorancia, la ingenuidad o el servilismo a relatos insustentables alejados de la realidad puede convalidar que no fue una guerra.

Grl Br ( R ) José Luis Figueroa

Pte. Foro de Generales Retirados

Eucaliptos

Soy caminador frecuente en el Lago de Regatas de la CABA y quiero llamar la atención acerca de los abundantes, viejos, deteriorados y peligrosos eucaliptos. Además de configurar un triste espectáculo de indolencia y dejadez (los hay secos, algunos peligrosamente inclinados, otros con un follaje raquítico), son árboles conocidos por su capacidad de desgajarse o caerse. Por tal razón, para evitar un accidente anunciado, sugiero que se los erradique y se los sustituya con especies caducifolias (nativas o exóticas), que las hay y muy llamativas.

Guillermo Ricci

guijori@gmail.com

En la Red Facebook

España: Pedro Sánchez, reelecto tras conceder una amnistía a los independentistas catalanes

“Hay muchos argentinos, se llevaron el socialismo para allá”- Martín Caraballo

“Transando con delincuentes”- María Rosa Nicosia

“Cómo la gente no entiende que te dan 4 y te sacan 8... a los únicos que les va bien en gobiernos socialistas es a los políticos”- Andrea Cricco

Los textos destinados a esta sección no deben exceder los 1000 caracteres con espacios. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/opinion/carta-de-lectores/cartas-de-lectores-disociacion-miedo-notas-a-domicilio-nid17112023/

Comentarios
Volver arriba