Nacionales Escuchar artículo

Inspeccionaban un contenedor en el puerto y escucharon rasguños desde el interior: “Abrimos la puerta y quedamos sorprendidos”

Esa mañana, la lista de tareas que el personal de la Guardia Costera de Houston-Galveston, de los Estados Unidos, tenía asignado indicaba que sería una jornada ocupada con actividades dentro y f...

Esa mañana, la lista de tareas que el personal de la Guardia Costera de Houston-Galveston, de los Estados Unidos, tenía asignado indicaba que sería una jornada ocupada con actividades dentro y fuera de la oficina. Sin embargo, temprano, mientras se disponían a inspeccionar un contenedor en el puerto de Texas, advirtieron algo extraño. Estaban realizando controles aleatorios de carga cuando se dieron cuenta de que uno de los contenedores de envío contenía algo fuera de lo normal.

Desde el interior del recinto metálico, se escuchaban ruidos de rasguños y ladridos. Alguien había quedado atrapado dentro. Sin tiempo que perder, el equipo de inspección sacó el contenedor del sector de cargamento para poder acceder a él. “Cuando bajamos el contenedor y abrimos la puerta, ¡salió un perro!”, escribieron en un comunicado que publicaron en sus redes sociales.

Lo ataron a un árbol y lo abandonaron para que muriera hasta que alguien lo encontró: “La primera vez que lo vi, lloré”

“Estaba cansada y hambrienta”

No está claro exactamente cómo el animal había llegado al interior del contenedor. De acuerdo a los cálculos sobre tiempos de traslado que hicieron las autoridades del puerto, se pudo determinar que había estado encerrado en ese lugar durante, al menos, una semana. Sin duda, había sido una experiencia desgarradora. “Estaba cansada, hambrienta y muy feliz de ver a sus rescatistas”, dijeron desde la guardia costera. Se trataba de una hembra y la llamaron Connie.

Luego de darle algo de comida y agua -que tanto necesitaba-, sus rescatistas organizaron su traslado a Forever Changed Animal Rescue, un refugio de animales local. A pesar de todo lo que había pasado, se mostraba con muy buen carácter y agradecida por haber sido localizada.

Pero ahora, una nueva aventura comenzaba para Connie ya que volaría hacia el refugio en un avión privado gracias a la colaboración de Pilots N Paws. Su viaje comenzó en el aeropuerto de Hooks en Texas el martes temprano por la mañana para llegar a media tarde al aeropuerto regional de Manassas en Virginia.

Pilots N Paws es una organización sin fines de lucro que reúne alrededor de 4000 pilotos en todo Estados Unidos que se ofrecen como voluntarios para trasladar animales que son rescatados de diferentes situaciones. Algunos son salvados de la eutanasia, otros de una situación abusiva o de la vida en la calle y viajan desde refugios superpoblados a lugares donde tendrán más posibilidades de encontrar un hogar permanente o recibir un tratamiento médico adecuado a su necesidad.

Bajo observación

Una vez en el refugio, se le hizo un primer control veterinario de rutina y estudios complementarios para evaluar su estado general de salud. Los resultados de laboratorio indicaron que Connie era positiva para gusano del corazón, una enfermedad frecuente en perros que ocasiona afección pulmonar e insuficiencia cardíaca. Entre otros, los síntomas incluyen tos, dificultad para respirar, fatiga o debilidad y pérdida de peso, entre otros. Todos son más notables después del ejercicio. Connie ya se encuentra bajo observación y en tratamiento para la enfermedad.

El parásito que genera la enfermedad es transmitido mediante la picadura de un mosquito. Este deposita las formas larvarias en la piel del perro. Tras varios meses, estas larvas migran a distintos órganos -pulmones y corazón, fundamentalmente, aunque también al hígado, al bazo, a la piel, al riñón, al cerebro y al ojo-. En el corazón, los parásitos adultos, llegan a medir unos 30 centímetros y completan su ciclo reproduciéndose. Por eso los perros con el gusano del corazón suelen manifestar intolerancia al ejercicio, tos cardíaca, dificultad respiratoria, problemas hepáticos y/o renales, entre otros síntomas, que hacen sospechar de la enfermedad. Tiene tratamiento, pero es más sencilla y segura su prevención con productos específicos (como los antiparasitarios internos) y chequeos periódicos.

Por el momento Connie fue ubicada en la casa de la médica veterinaria y fundadora del refugio Andrea Deoudes. Allí recibirá la atención, el amor y los cuidados necesarios para rehabilitarse hasta que sea adoptada en el mejor hogar posible.

Compartí una historia

Si tenés una historia de adopción, rescate, rehabilitación o ayudaste a algún animal en situación de riesgo y querés contar su historia, escribinos a bestiariolanacion@gmail.com

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/inspeccionaban-un-contenedor-en-el-puerto-y-escucharon-rasgunos-desde-el-interior-abrimos-la-puerta-nid07022024/

Comentarios
Volver arriba